jueves, 7 de mayo de 2015

SCENIHR, evaluación sesgada de los riesgos de móviles y tumores cerebrales

La Fundación Sueca para la Protección de la Radiación y Priartem, collectivo de electrosensibles de Francia hicieron público el pasado mes de Marzo un informe en el que evalúan el último informe de SCENIHR sobre los riesgos de la radiación de la tecnología inalámbrica para la salud.


SCENIHR: una evaluación sesgada de los riesgos para la salud de los campos electromagnéticos. 

El ejemplo de los tumores cerebrales.
Este documento demuestra cómo el grupo de trabajo de campos electromagnéticos de la Comisión Europea sobre Riesgos para la Salud Emergentes y Recientemente Identificados (SCENIHR) retorció e interpretó la evidencia científica disponible sobre campos electromagnéticos y tumores cerebrales para hacerla corresponder con la controvertida hipótesis de que no existe riesgo para la salud.
Análisis similares pueden ser hecho sobre todas las áreas del informe evaluador sobre efectos potenciales para la salud resultantes de la exposición a campos electromagnéticos, adoptado el 27 de Enero de 2015. El sesgado resultado era esperado considerando la composición del grupo de trabajo. En un área agúdamente controvertida, 9 de los 10 expertos fueron seleccionados entre aquéllos quienes en el pasado habían expresado una clara posición hacia la hipótesis del no-riesgo (sesgo intelectual). Solo una voz potencialmente divergente fue invitada, a pesar de que las opciones (para elegir) eran amplias. La posibilidad de ver una opinión minoritaria emerger era, por lo tanto, muy débil.


1. SUMARIO

Una clara mayoría de artículos científicos recientes sobre móviles y tumores cerebrales muestra que el uso de teléfonos móviles incrementa el riesgo de padecer tumores cerebrales. Estos estudios destacan incluso en términos cualitativos, en concordancia con distintos meta-análisis, incluyendo la evaluación de la IARC-2011. Los únicos dos artículos que no encuentraron ningún incremento en el riesgo han sido ampliamente criticados, especialmente por la mala clasificación de la exposición. Joachim Schütz, a carga del mencionado capítulo de la evaluación de SCENIHR es co-autor de esos dos estudios. Una evaluación racional de este cuerpo de literatura científica concluiría razonablemente que: hay evidencia consistente del daño y razones considerables para la preocupación. A pesar de ello, los expertos de SCENIHR no encontraron ninguna evidencia de riesgo. Para llegar a esa conclusión ellos:

  • Pusieron de relevancia de forma masiva los pocos estudios que no encuentran ningún riesgo, sin mencionar sus errores y sesgos (Danish cohor, Bensor et al.).
  • Enfatizaron subconjuntos de resultados menos relevantes que no mostraban riesgos (Interphone, Cefalo, Pettersson).
  • Descartaron una vasta mayoría de los estudios disponibles: aquellos que mostraron un vínculo entre EMF y tumores cerebrales (Interphone Hardell, Cefallo, Sato, Moon).
  • Se apoyaron en datos de tendencias que mostraba una incidencia selectiva de tumores cerebrales sin comprobar si corrección (Sweden), mientras que por otro lado ignoraron la preocupante tendencia de esa incidencia (De Vocht, Denmark).
  • Enterraron la controversia científica real. Nuestro estudio sugiere que la financiación corporativa y una bien elegida selección de expertos, como el Dr. Schütz, co-autor de numerosos estudios que defienden la ausencia de riesgo también han contribuido a disipar un cuerpo entero de literatura científiva que asocia la radiación de radiofrecuencia a tumores cerebrales.


Las conclusiones de SCENIHR suponen noticias excelentes para el sector militar estratégico y para los actores económicos que están explotando las tecnologías inalámbricas. ¿Qué peso tiene la democracia y la salud pública en este contecto y sobre quién cae la responsabilidad de las consecuencias de ignorar la evidencia de este daño?






Este texto fue avanzado en un comentario realizado por la Fundación Sueca para la Protección de la Radiación sobre el Informe Preliminar que el grupo de expertos de SCENIHR emitiera con anterioridad .

No hay comentarios:

Publicar un comentario