viernes, 1 de agosto de 2014

Teléfonos móviles, campos electromagnéticos y los canales de calcio


Una de las aportaciones más importantes de la investigación científica en el campo de los efectos de la radiación de microondas para la salud del pasado año 2013 fue este reconocido artículo del Dr. Martin Pall: "Los campos electromagnéticos actuan por medio de la activación de los canales de calcio activados por voltage para producir efectos beneficiosos o adversos". Al final de la entrada, están disponibles la traducción del texto que yo he tomado de: 
seguridad-wireless.blogspot.com.es y el artículo original en archivo pdf.

A la traducción y el original de este interesante e indispensable artículo añado una presentación del propio Martin Pall, llamado a exponer su trabajo ante la "Legislatura de Oregón", localidad en la que reside. Al inicio de la misma, fue interpelado a presentarse el mismo en tres minutos, algo que hizo  ante su audiencia de la siguiente manera: 

"Me llamo Martin Pall y soy profesor emérito de Bioquímica y ciencias médicas básicas de la Universidad del Estado de Washington. He vivido en Portland los últimos cinco años y he estado trabajando en el campo de la medicina ambiental desde el año 2000. He recibido siete premios honoríficos internacionales por mi trabajo en el área y les he entregado copia de los mismos a los miembros del Consejo Escolar. Voy a recibir un octavo premio al final del próximo mes en los Estados Unidos. 
Voy a hablar sobre la cuestión de la falta de seguridad de la exposición a campos electromagnéticos. He publicado un artículo sobre ello hace un par de meses que ha supuesto un cambio real de paradigma. Permítanme decirles que la situación antes de la publicación del artículo era que la gente había asumido que la única cosa que los campos electromagnéticos podían hacer era calentar cosas, igual que se calientan en el horno microondas. Había evidencias antes de que mi artículo fuera escrito -muchas. La evidencia es que la asunción (que los CEM solo calientan cosas) simplemente no es verdad.

Lo que los campos electromagnéticos pueden hacer en nuestros cuerpos es trabajar (indicir) en algunos canales de las membranas plasmáticas de nuestras céluclas llamadas canales de calcio activados por voltage (voltage-gated calcium channels). Lo que hacen (los campos electromagnéticos) es abrir esos canales, el cálcio fluye dentro de la célula y es el exceso de calco en la célula lo que conduce a TODOS los efectos biológicos que son producidos por los campos electromagnéticos. 

Así que todas las valoraciones de seguridad que han sido basadas sobre la asunción de que lo único que estos campos producen es calentar cosas están basadas en una falsedad. Eso ya lo sabemos. La razón por la que lo sabemos es porque uno puede bloquear los efectos de los CEM con medicinas que bloquean esos canales. Ahora bien, esos medicamente tienen muchos efectos secundarios y son difíciles de usar clínicamente, pero son muy útiles científicamente. 

Cuando tienes la situación en la que se da excesiva actividad en estos canales, la cual es producida por los campos electromagnéticos, por supuesto, inmediantemente te preguntas, OK, qué clase de enfermedades pueden ser producidas por una actividad excesiva de estos canales (?). Así he empezado a mirar a esta cuestión durante estos dos últimos meses. Envié un artículo defendiendo con un argumento muy fuerte que el autismo es una de ellas. ¿Por qué es así? 
Bueno, sabemos, lo primero de todo, que todas las incidencias del autismo han estado creciendo muy rápidamente, en paralelo a las exposiciones a campos electromagnéticos. Todo el mundo sabe que existen evidencias de ciertos estudios de un mutante llamado Timothy Syndrome. Perdón..., ¿se han acabado mis tres minutos?

Bueno, déjenme sólo decirles que el autismo es una de ellas. La segunda es la diabetes tipo 2; la tercera es la clase de enfermedad cardiovascular que tiene que ver con el control eléctrico del corazón y la cuarta no vamos a hablar de ella.

SE PRESENTA EL SEGUNDO INVITADO

Asímismo, la presentación recoge la intervención de un segundo invitado que también transcribimos:

"Soy el autor del argumento constitucional en la Morrison versus Portland Escuelas Públicas. EStoy aquí para hablar de legalidad -la mía y la vuestra. Mi legado me "carga"como superviviente del viento nuclear Handfor  y como la hija de una marine quien se ofreció voluntario para rescatar a las víctimas de Nagasaki, en la zona cero. Mi legado me "carga" una deuda no menor como es la defensa de de otra generación de inocentes forzosamente expuestos a la radiación de microondas. Podéis llamarla WI-FI. Es un término comercial muy mono.

Pero la radiación electromagnética no puede deshacerse de su identidad de "radiación" porque eso es lo que es. Mientras fui estudiante de ingeniera nuclear en la Universidad del Estado de Oregón, me enteré de que de lo que los abogados litigantes estadounidenses están ahora detrás - de que los efectos para la salud de la radiación inalámbrica son equiparables a las mismas enfermedades de la exposición a la radiación nuclear. De hecho, la mayor asociación de abogados litigantes en el mundo, que ahora se llama la Asociación Americana para la Justicia, [en septiembre de 2013], arrojó el guante a las agencias federales y la industria inalámbrica: (y dijeron) que los litigios de Big Telecomunicaciones y Wireless seguirán el camino de las grandes tabacaleras, Asbesto y litigio pintura con plomo.

Mientras tanto, jugadores como CISCO, APPLE, y AT&T prometen algunos llegados en los consejos escolares y los departamentos de IT locales que ellos también pueden tener una trayectoria de creación de legado personal. Sólo hay que caminar con nosotros, dicen. Que tu también puedes tener una parte   una parte de las comisiones ilegales del "juego de barril de cerdo" inalámbrico de Big Telecom del Departamento de Educación E-Programas EE.UU.. Todo lo que tienes que hacer es hacer la vista gorda, creer en la fábula de inocuidad vendida a usted como un valor agregado argumento de venta de costo-beneficio, introducido a tu chico MBA/IT, al que yo llamo "el que toma las decisiones".

Este chico "que toma las decisiones" por todos vosotros, quien no sólo ni tiene edución en bio-ciencias, quien no tiene formación en salud, quien profesa no tener ni siquiera curiosidad sobre los efectos para la salud de la radiación inalámbrica y, de todas formas, tampoco se lo cree. Como si su confesión fuera una especie de religión de la mayor eficiencia en sus balances.
Así que este es tu legado: como el Emperador que no tiene ropas, usted se habrá quedado al margen en una fábula, mientras que la industria inalámbrica ha paseado sus falsedades y la desinformación desnudas, ha sacado a relucir sus dudas sobre los efectos de salud del Wi-Fi en los niños en las escuelas. Como si el Wi-Fi fuera una magia que flota en el aire como las mariposas. Pero el Wi-Fi no es producto de la magia; y el emperador no tiene ropa.

MI padre murió 27 años después de Nagasaki y llevó 35 años aclarar la verdad sobre Handford down-winders y la radiación wi-fi predecida por aquellos quienes sabían seguirá periodos de latencia (similar es o más cortos) de enfermedad.
Vuestro legado (habla al Consejo Escolar) estará en el lado equivocado de esta ciencia, en el lado equivocado de la historia, en el lado equivocado de casi 60.000 pediatras quienes recientemente han enviado una carta al congreso suplicando que paren la exposición de los niños a la radiación electromagnética carcinogénica 2b, un agente con la misma clasificación que el DDT y las emanaciones de plomo y gasolina. Ningún niño escapará a esta ruleta rusa a la que estáis jugando con sus vidas y sus futuros. Así que... ¿Por qué vine hoy aquí? Para hablarles del LEGADO, en tres minutos o menos. Mi legado permanecerá en la historia.  Y yo me pregunto. ¿Permanecerá el vuestro?

Puede consultarse el original y documentación asociada a estas y otras presentaciones de los autores disponibles AQUÍ.


Asimismo, es posible ver aquí la intervención del Dr. Martin Pall en el Consejo de Educación de las Escuelas Públicas de Portland, Estados Unidos, acerca de la RF/CEM -campos electromagnéticos y el peligro que esta radiación supone para la salud de los niños.



A continuación, el artículo traducido al castellano:

Los canales de calcio y las radiaciones microondas

Publicado en: seguridad-wireless.blogspot.com.es

Cómo actúan a nivel biológico las radiaciones emitidas por los teléfonos móviles: los canales de calcio


¿Por qué no se establecen criterios internacionales sobre los riesgos biológicos de las microondas? 
Los campos electromagnéticos de microondas y los canales de calcio dependientes de voltaje

Por Martin L. Pall, profesor emérito de Bioquímica y Ciencias Médicas Básicas
Universidad del Estado de Washington
638 NE 41st Ave., Portland, OR 97232 USA
martin_pall@wsu.edu



Resumen:

  
Las microondas y otros campos electromagnéticos de baja frecuencia (CEM) se ha demostrado que actúan activando los canales de calcio dependientes de voltaje (VGCCs). La mayor parte de los efectos biológicos se deben a la modificación del calcio intracelular, elevándose los niveles de óxido nítrico y formándose peroxinitrito: el desequilibrio de lo que se denomina Ciclo NO/ONOO, -cuyo centro es el óxido nítrico y su derivado el peligroso peroxinitrito. [Wikipedia: El peroxinitrito es un agente oxidante y nitrante. Debido a sus propiedades oxidantes, el peroxinitrito puede dañar una gran variedad de moléculas en las células, incluyendo el ADN y las proteínas]. A pesar de la gran cantidad de estudios que hablan de los efectos biológicos producidos por las microondas y la elevación del calcio intracelular, cifrándose en más de 20.000 documentos, las normas internacionales sobre seguridad no establecen criterios sobre estos riesgos biológicos.
Estas normas se basan en la falsa suposición de que los efectos de las microondas y a otros campos electromagnéticos tienen sólo unos efectos de aumento de la temperatura. Pues bien, todos los cambios biológicos recogidos en gran cantidad de estudios se pueden explicar ahora en función de un nuevo paradigma: la acción de los campos electromagnéticos y la activación de los canales de calcio dependientes de voltaje: estrés oxidativo, rotura de la doble cadena de ADN celular, rotura de la barrera hematoencefálica, reducción de los niveles de melatonina y su efecto sobre el sueño, cáncer, infertilidad masculina y femenina, disfunción del sistema inmune, disfunción neurológica, disfunción cardíaca, incluyendo taquicardias, arritmias y muerte súbita por ataque cardíaco.
Se propone un programa en dos fases para la mejora de los estándares se seguridad sobre los campos electromagnéticos.
Palabras clave: campos electromagnéticos de baja frecuencia; efectos de los campos pulsantes; señalización del calcio; señalización del óxido nítrico.

En todo el mundo se han producido manifestaciones en contra de la exposición a las campos electromagnéticos de microondas. Esta exposición ha aumentado en los últimos años. La respuesta de los Gobiernos y de la Industria es la de que tal exposición está recogida en las normas de seguridad nacionales e internacionales , y que por lo tanto son seguras, que entran dentro de los estándares de seguridad. La pregunta que aquí se plantea es si esas normas se basan en los estudios científicos que se han venido realizando, y que por tanto debemos están tranquilos en cuanto a su seguridad.
Las normas estadounidenses actuales de seguridad y las internacionales se basan en el supuesto de que lo único que hay que tener en cuenta a nivel biológico sobre los campos electromagnéticos de baja frecuencia y de microondas, es que se produce un aumento de la temperatura (1-5), al igual que las microondas calientan en un horno, y se plantea la duda razonable de si esa suposición es correcta: que sólo se produce un calentamiento insignificante, sin ningún otro impacto biológico, y que por lo tanto son seguras.
Los defensores de los estándares actuales sostienen que las actuales normas de seguridad son 100 veces más exigentes de lo que sería necesario (1), ya que incluso un nivel de exposición 100 veces superior de lo permitido por las normas de seguridad, produciría sólo un ligero calentamiento.
Sin embargo, más de 20.000 publicaciones científicas informan de otros importantes efectos biológicos, que quedan fuera de los estándares de seguridad, de tal manera que no valdrían las actuales normas de seguridad si tuviesen en cuenta esta base científica. Estos estudios incluyen 4.000 estudios sobre efectos terapéuticos de los campos electromagnéticos que son bien conocidos y no se trataría simplemente de un aumento de la temperatura (efecto no térmicos) (6).
Hay que decir que sí existe una base razonable para establecer unas normas de seguridad sobre los efectos térmicos de las microondas. Los fotones que vibran en las frecuencias de las microondas y otros campos de baja frecuencia, son fotones con muy baja energía, es decir no tienen la energía suficiente como para producir cambios químicos en nuestro cuerpo. Es decir, difieren de las radiaciones ionizantes, o incluso de la radiación ultravioleta o visible, donde los fotones individuales tienen la energía suficiente para producir cambios químicos. ¿Entonces, cómo podemos entender los miles de estudios bien documentados que hablan de los efectos biológicos de las microondas y de los campos electromagnéticos de baja frecuencia?: por la activación de los canales de calcio dependientes de voltaje.
Activación de los canales de calcio dependientes de voltaje
El autor mostró en una reciente revisión (7), que en dos docenas de estudios los efectos de los campos electromagnéticos sobre las células y los organismos podrían ser bloqueados por losantagonistas de los canales de calcio, agentes que bloquean los canales de calcio dependientes de voltaje ( también conocidos como canales de calcio dependientes de la tensión o tensión regulada).
En cada uno de estas dos docenas de estudios, los efectos se redujeron en gran medida por los bloqueadores de los canales de calcio, lo que sugiere que la activación de estos canales es responsable de la mayoría, si no todos, los efectos de los campos electromagnéticos (7). En la mayoría, peor no en todos los casos, los canales de calcio dependientes de voltaje de tipo L eran los que principalmente estaban implicados.

 


La activación de estos canales se cree que produce la mayoría de los efectos biológicos a través del aumento en los niveles de calcio intracelular. En estos estudios, los campos electromagnéticos estudiados fueron de varios tipos, incluyendo los campos de frecuencia extremadamente baja, como las frecuencias de 50 o 60 ciclos del cableado eléctrico, los campos con una frecuencia de microondas, con ciclos muy cortos del orden de nanosegundos, e incluso campos eléctricos o magnéticos estáticos. Los hallazgos relacionados con los campos electromagnéticos de microondas producen una mayor preocupación, ya que han aumentado mucho en los últimos años, y el uso de nuevas tecnologías han generado nuevas exposiciones, y el incremento es cada vez mayor. La acción de estas exposiciones a las microondas mediante la activación de los canales de calcio dependientes de voltaje, apoyado por un gran número de estudios, que han sido revisados (8,9), muestran que la exposición a los campos electromagnéticos de microondas conducen a cambios en la señalización del calcio. Estos efectos también han sido señalados por Panagopoulos et al. (10.11), quienes predijeron que los campos electromagnéticos, incluidos los campos electromagnéticos de microondas, pueden actuar en los residuos de aminoácidos cargados que controlan los canales iónicos dependientes de voltaje, activando algunos de esos canales. Estos fueron estudios en modelos biofísicos y no se refieren sólo a los canales de calcio dependientes de voltaje. También argumentan que la activación de estos canales por las microondas y otros campos electromagnéticos de baja frecuencia es plausible desde el punto de vista biofísico. Estamos, por lo tanto, en una situación en la que el viejo paradigma de los efectos del campos electromagnéticos, que sólo consideran plausible los efectos térmicos, se sustituye por un nuevo paradigma donde la activación de los canales de calcio dependientes de voltaje por las microondas y otros campos electromagnéticos es algo plausible y proporciona una explicación en base a los más de 20.000 trabajo existente en la literatura científica, que no son explicables por el viejo paradigma. 

http://www.youtube.com/watch?v=F-2M9t7x3b4


Eso no quiere decir que no se produzcan otros efectos biológicos.  Los campos electromagnéticos que no impliquen a los canales de calcio dependientes de voltaje pueden actuar sobre distintos grupos químicos, incluyendo los residuos de aminoácidos en las proteínas. Pilla revisó dos estudios en los que los campos electromagnéticos de microondas aumentaban la activación de la calmodulina (6). La calmodulina está regulada por el calcio intracelular, de modo que su activación, junto con la activación de los canales de calcio dependientes de voltaje, puede establecer dos vías de acción, que se discuten a continuación. 

Dos vías de acción relacionadas que pueden activarse por los canales de calcio dependientes de voltaje

Estas dos vías de acción relacionadas, que pueden ser activadas por la activación de los canales de calcio dependientes de voltaje, se cree que provocan un aumento de los niveles de calcio intracelular. Esto es especialmente cierto en la activación de los canales de calcio de tipo L, que pueden permanecer abiertos durante largos períodos de tiempo. Mientras que la mayoría de los canales de iones sólo permanecer abiertos unos pocos milisegundos,  aquellos permanecen abiertos 100 milisegundos o más.  En consecuencia, su activación puede producir fácilmente un importante impacto en los niveles de calcio intracelular. 
Otros efectos es probable que sucedan al activarse los canales de calcio. El aumento de los niveles de calcio intracelular se debe al estímulo calcio/calmodulina de las dos sintasas del óxido nítrico  dependientes de calcio/calmodulina, nNOS y eNOS (ver abajo la figura 1), provocando un elevado aumento en los niveles de óxido nítrico (NO). El óxido nítrico puede actuar a lo largo de estas dos vías, como se indica en la figura 1, o estimular la señalización del ácido nítrico a lo largo de  NO/cGMP (vía del óxido nítrico y el GMP cíclico), vía G quinasa, que se cree es la principal vía de acción del óxido nítrico en la aparición de respuestas fisiológicas normales. Esta es la razón por la que se cree que los campos electromagnéticos pueden tener efectos terapéuticos (6,7). En contraste, la vía principal de paso de óxido nítrico a peroxinitrito y el estrés oxidativo, se cree que genera respuestas fisopatológicas a los campos electromagnéticos (7); es la vía probable de acción de los campos electromagnéticos en la ruptura del ADN celular (7,15). Así que estos pueden ser los mecanismos plausibles de acción de los efectos de los campos electromagnéticos, efectos que resultaban inexplicables por los viejos paradigmas de los efectos térmicos. 





Fg 1: Posible patrón de acción de los canales de calcio dependientes de voltaje a través del óxido nítrico (NO)

Otras respuestas a los campos electromagnéticos de microondas también están documentadas
Hay tres respuestas bien documentadas a los campos electromagnéticos de microondas: efectos terapéuticos, rotura de las cadena de ADN celular y estrés oxidativo. Todos ellos pueden ser explicados por la activación de los canales de calcio dependientes de voltaje producida por los campos electromagnéticos.  ¿Y qué otros efectos están también documentados? 
La rotura de la doble cadena de ADN, que se detecta a través de la acumulación de micronúcleos en las células después de la exposición a campos electromagnéticos de microondas y otros campos,  puede realizarse a través de los mismos mecanismos de ruptura de una cadena simple. 
Es sabido que el cáncer puede estar causado por la exposición a la radiación de microondas de baja intensidad (revisado en 12, 14). Adey hace ya muchos años mostró que los efectos sobre el calcio debido a los campos electromagnéticos débiles estaban involucrados en la etiología del cáncer (9). 
Se sabe que el cáncer puede producirse por una combinación de la rotura de la doble cadena de ADN y otros cambios en el ADN producidos por el peroxinitrito y los subproductos de degradación.   El paso de óxido nítrico a peroxinitrito está implicado en lo que se llama carcinogénesis inflamatoria(15-15) y proporciona un mecanismo plausible de acción en la carcinogénesis de los campos electromagnéticos y los canales de calcio dependientes de voltaje. 
La ruptura de la barrera hematoencefálica es otro de los efectos de la exposición a los campos electromagnéticos de microondas. Dicho trastorno se produce por la vía del estrés oxidativo/peroxinitrito, producto de la activación de las metaloproteinasas de la matriz (MMPs) (18-20), degradando las estrechas uniones entre las células que son esenciales para mantener la barrera hematoencefálica (20,21). De nuevo nos encontramos con un mecanismo plausible de acción por exposición a los CEM: la ruptura de la barrera hematoencefálica. 
Hay muchos estudios que muestran que los niveles de melatonina se reducen por la noche en personas que están expuestas a los campos electromagnéticos de microondas, con interrupción del sueño como una consecuencia evidente. Se ha demostrado que los canales de calcio dependientes de voltaje y los efectos sobre el calcio intracelular tiene como consecuencia un desajuste de los ritmos circadianos que controlan la producción de malotonina,  interfiriendo en su producción (22,23), proporcionando una sencilla explicación de esta disfunción. 
También existe preocupación sobre la infertilidad masculina y femenina como consecuencia de la exposición a los campos electromagnéticos de microondas. Esta infertilidad puede ser causada por múltiples efectos debidos a la activación de la canales de calcio, incluyendo los producidos a través de la vía de estrés oxidativo/peroxinitrito. Kesari et al. demostraron el importante papel del estrés oxidativo por exposición a los teléfonos móviles, causando infertilidad masculina. La rotura de la doble cadena de ADN en las células precursoras de los gametos ha demostrado que produce infertilidad (25). Dichas roturas de la doble hélice de ADN produce una ruptura de la integridad del genoma, causando aborto espontáneo temprano y la consiguiente infertilidad. Sin embargo, altos niveles de calcio intracelular también puede inducir la muerte celular, apoptosis, por la presencia de unos altos niveles de calcio en las mitocondrias de las células (26,27). En los hombres, también se puede producir una ruptura de la barrera hematotesticular, por un mecanismo idéntico al de la ruptura de la barrera hematoencefálica, de lo que se ha hablado anteriormente. 
Se puede apreciar que hay 10 diferentes efectos bien documentados de los campos electromagnéticos de microondas, que se pueden explicar fácilmente como consecuencia de la activación de los canales de calcio dependientes de voltaje: estrés oxidativo, rotura de la hélice de ADN, respuestas terapéuticas, ruptura de la barrera hematoencefálica, ruptura de la barrera hematotesticular, cáncer, reducción de melatonina, disfunciones en el sueño, infertilidad masculina e infertilidad femenina. 


Esto puede ser sólo el comienzo
Cuando uno mira qué tipos de células tienen canales de calcio dependientes de voltaje funcionales, se encuentra con muchos. Vamos a exponer algunos de estos tipos, en aquellos donde se ha estudiado ampliamente:
- Las células del sistema inmune llevan estos canales de calcio. O. Johansson (28) revisó los efectos de los campos electromagnéticos de microondas sobre el sistema inmune y sugiere que se produce un aumento de alergias y de inflamaciones.
- Los canales de calcio también se encuentran en las células del sistema nervioso, donde casi todos los neurotransmisores se liberan en respuesta a la activación de los canales de calcio. Hay diversos estudios sobre el impacto de los teléfonos móviles o inalámbricos en las funciones cerebrales, pero todavía estamos en las primeras etapas del estudio de tales efectos. Pero dado el importante y generalizado papel de los canales de calcio en el sistema nervioso central, hay que considerar cuidadosamente todo tipos de respuestas neuropsiquiátricas y neurodegenerativas como consecuencia o no de esta activación, que puede estar relacionada con la exposición a los campos electromagnéticos. Muchos estudios muestran que se producen cambios en las funciones neurológicas y otros cambios en el cerebro por la exposición a los CEM de baja intensidad (Véase, por ejemplo, las referencias 30-48). 
- La mayoría de la hormonas del cuerpo se liberan bajo el control de los mecanismos desencadenados por la activación de los canales de calcio (29). ¿Qué efectos puede haber entre los campos electromagnéticos y el control hormonal? Es algo difícil de comprender. Se ha estudiado en este contexto la liberación de epinefrina/norepinefrina de las células cromafines de las glándulas suprarrenales. Se ha demostrado en dos estudios que los CEM estimulan la liberación de estas dos hormonas por las células cromafines por los mecanismos de los canales de calcio dependientes de voltaje (7), así como otros estudios del efectos de los campos electromagnéticos en las células cromafines, pero sin considerar el papel de los canales de calcio. Estas dos hormonas se producen en mayor cantidad cuando existe estrés corporal o estrés psicológico.
- Otro tipo de células donde los canales de calcio tiene un importante papel son las células marcapasos del corazón, del sistema endocrino y del sistema nervioso central (29). Estas células marcapasos tienen densidades muy altas de canales de calcio, y por lo tanto muy susceptibles de ser activados por los campos electromagnéticos. En el corazón, una hiperactividad de los canales de calcio produce taquicardias y arritmias, lo que a veces lleva a una muerte súbita cardíaca (51,52), lo que demuestra que corazones aislados de animales expuestos a campos electromagnéticos de microondas ( de conformidad con las normas vigentes) desarrollan taquicardias y arritmias, y Havas ha demostrado que se produce taquicardia cuando se expone la persona a un teléfono móvil (53,54). 
Actualmente hay una epidemia de taquicardias, arritmias y muertes cardíacas repentinas, a pesar de que la enfermedad cardíaca isquémica está en retroceso. ¿Podría deberse a la exposición a los campos electromagnéticos de microondas? Esta es una posibilidad que no se puede descartar. 
Todavía estamos en las primeras etapas del estudio de muchas de estas cuestiones, pero las normas de seguridad deben servir para establecer una seguridad real, no simplemente en un conocimiento incompleto y plausible de peligros. 
¿Vamos a echar por la borda nuestros falsos estándares de seguridad teniendo en cuenta los efectos biológicos más relevantes? 

Campos pulsantes y diferentes frecuencias e intensidades


Se sabe desde hace ya más de un cuarto de siglo que los campos pulsantes de microondas son mucho más activos biológicamente que los campos no pulsantes. Esta es otra observación que es incompatible con los efectos térmicos. Los campos pulsantes están producidos por cualquier dispositivo de comunicación inalámbrica, ya que es el patrón de pulsaciones lo que transmite la información.
Diferentes dispositivos utilizan diferentes tipos de patrones de pulsación. Sabemos que el hecho de producirse la pulsación del campo electromagnético tiene importantes efectos, pero no sabemos cómo afecta biológicamente cada uno de estos patrones. Entonces, ¿cómo podemos comparar los peligros de un dispositivo con los de otro? La respuesta es que de momento no lo podemos hacer al no disponer de la información necesaria.
Barrie Trower, un experto retirado en inteligencia militar del Reino Unido ha señalado que las diferentes longitudes de onda también influyen de diferente manera en las actividades biológicas, pero los detalles de esas actividades biológicas son consideradas información reservada por varios países, por entender que afecta a la Seguridad Nacional. El problema es que esto no ayuda a la salud de nuestros cuerpos. Pero bueno, viene a decir que no podemos comparar diferentes dispositivos de comunicación inalámbrica si estos trabajan en diferentes longitudes de onda. Además, se ha demostrado que existen una ventana (un rango determinado) de intensidad en donde la actividad biológica es mayor que a intensidades más altas o más bajas de la intensidad de la ventana (55). Este es un argumento nuevo en contra de los efectos térmicos y se hace imposible predecir la actividad biológica sin hacer mediciones reales de esa actividad biológica. En términos generales, se consideran más seguras las intensidades más bajas que las intensidades más altas, pero la presencia de ese rango de intensidades (ventana) muestra que hay algunas excepciones biológicamente importantes a ese patrón. 






¿De dónde provienen las amenazas y qué podemos hacer al respecto?
Las amenazas provienen, pero no exclusivamente, de los aparatos de comunicación inalámbrica,, tales como teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos, bases de teléfonos inalámbricos, redes Wi-Fi, torres de telefonía móvil, radares, hornos de microondas, los llamados contadores inteligentes y todo tipo de dispositivos de comunicación inalámbrica.
También existe preocupación sobre los campos de frecuencia extremadamente baja, incluyendo los campos de 50/60 ciclos/seg procedentes del cableado eléctrico. Además, tal y como se instala el cableado hoy en día, se generan distintas cantidades de electricidad sucia. Además están todo tipo de dispositivos digitales, bombillas fluorescentes compactas, los inversores digitales para convertir la energía fotovoltaica en corriente alterna a partir de la continua, o dispositivos similares utilizados en la producción de electricidad mediante aerogeneradores, algo particularmente problemático. La electricidad sucia puede moverse a lo largo de las líneas de transmisión de la energía y entrar en las viviendas y otros edificios, de modo que no sólo habría que lidiar con la que uno mismo produce, sino también con la generada en la vecindad. Los efectos biológicos de la electricidad sucia, según los estudios de Samuel Milham (56), Magda Havas y otros, son similares a los de los campos electromagnéticos de microondas, por lo que es posible que la electricidad sucia también active los canales de calcio dependientes de voltaje. No voy más comentarios sobre la electricidad sucia, a pesar de que es un problema importante.
Los diversos tipos de dispositivos enumerados en el primer párrafo de esta sección tiene todos ellos diferentes patrones de pulsación, por lo que es imposible predecir los efectos biológicos de un determinado dispositivo en base a los producidos por otro. Del mismo modo, ya que los diferentes aparatos utilizan diferentes frecuencias, tampoco podemos predecir el impacto biológico de cada uno de ellos dada nuestra escasez de medidas y conocimiento de sus efectos. Por consiguiente, sería necesario tomar una serie de medidas de salud pública:
1.- Reducción de los actuales niveles de exposición permitidos, que utilizan sólo los efectos térmicos para comparar los dispositivos, en factores de 100 a 1000 veces. Sabemos que esto puede ser insuficiente y que todavía se producirían muchos efectos biológicos por muchos dispositivos. Pero tal reducción produciría una mejora sustancial sobre las normas actuales de seguridad.
2.- Utilizar una serie de mediciones de las respuestas biológicas para comparar las respuestas antes diferentes dispositivos, de modo que se puedan elaborar unas normas de seguridad más acordes con los peligros reales.
Reducción de las exposición en un factor de 100 a 1000 veces
Hay bastantes cosas que se pueden hacer fácilmente para mejorar la situación actual. Se pueden poner materiales que blinden la parte inferior de los ordenadores portátiles y la parte posterior de las tabletas para reducir la exposición de nuestros cuerpos. Las redes Wi-Fi están mal diseñadas, con unos niveles de exposición del orden de 1000 a 10.000 veces la intensidad necesaria para que que funcionen cuando uno está cerca de una antena Wi-Fi. Estas redes pueden ser rediseñadas para bajar considerablemente los niveles de exposición. El problema es que no se ha atendido a este problema. Está el problema del uso de las redes Wi-Fi en las escuelas, donde la comunicación entre los ordenadores se realiza mediante antenas Wi-Fi, generando campos de muy alta intensidad en un espacio muy pequeño. Mi opinión es que es mejor volver a los ordenadores que utilizan cableadopara evitar exposiciones innecesarias.
Los teléfonos móviles se pueden usar con auriculares o con altavoz, con lo que se reduce sustancialmente la exposición. Los auriculares se debieran dar a cualquier persona que adquiere un teléfono móvil, para así fomentar su uso. Los teléfonos móviles pueden ser transportados en bolsas apantalladas, de modo que no resulte peligroso llevarlos cerca del cuerpo, reduciéndose los niveles de exposición.
Los teléfonos inalámbricos (DECT) están mal diseñados, ya que sus bases emiten las 24 horas del día. Hay teléfonos inalámbricos en Europa donde las bases sólo emiten cuando el teléfono está en uso. Este tipo de diseño debe ser estandarizado. Estos teléfonos inalámbricos están diseñados para que puedan utilizarse hasta una distancia de 60 m de la base. La mayoría de las personas no necesitan una distancia tan largo. Reduciendo la señal y la distancia a unos 6 metros, se podría reducir la exposición unas 100 veces; rediseño de las antenas y de los teléfonos podría producir mejoras, reduciendo la exposición a la cabeza cuando se utilizan sin auriculares ni altavoz.
Los contadores inteligentes deben ser prohibidosya que utilizan pulsaciones de microondas muy cortas y de alta intensidad. Sabemos que las pulsaciones del orden de nanosegundos son muy perjudiciales y actúan como activadores de lo canales de calcio, cuya activación puede continuar incluso después de haber cesado las pulsaciones (7). Ya se sabe desde hace más de 30 años que las pulsaciones cortas de microondas pueden causar un enorme daño celular (57). Hasta que no dispongamos que los efectos biológicos de los contadores inteligentes, cuyo uso es una temeridad, en mi opinión no se deben utilizar.
Las torres de telefonía móvil y otras torres de emisión de microondas deben ser rediseñadas para reducir la exposición en las cercanías de la torre. Austria ya las está rediseñando, bajando los límites de exposición unas 1000 veces, y no hay ninguna razón para que no se haga algo similar en otros lugares.
Los hornos de microondas también funcionan con campos pulsantes, con la frecuencia de la corriente que los produce. La exposición a los hornos microondas también puede fácilmente reducirse 100 veces con un simple rediseño, incluyendo la colación de una fina malla de metal conectada a tierra a través de las ventanas.
En la década de los años 1950 y 60 hasta los años 1980, la seguridad en los automóviles se convirtió en un gran problema, por lo que las compañías empezaron a competir en fa favor de la seguridad, no sólo fijándose en el diseño o el rendimiento. Algo similar necesita la Industria electrónica. Esto es algo que puede hacerse si el público empieza a conocer y por tanto lo exige, pero no puede llevarse a cabo sin la información se oculta.
Evaluación biológica
Hardel y Sage (58) argumentaron a favor de establecer unos estándares de seguridad sobre la base de los efectos biológicos de los campos electromagnéticos antes de que se conociesen los mecanismos de acción de los canales de calcio dependientes del voltaje. Es posible que la acción de los campos electromagnéticos influya en otros factores biológicos, pero hasta que se identifiquen esos factores, no solamente el de los canales de calcio, no se puede realizar fácilmente una evaluación. Sabemos que la activación de los canales de calcio tiene una gran importancia biológica, y este debe ser el enfoque actual de las pruebas biológicas.
Hay 10 tipos distintos de canales de calcio dependientes de voltaje, incluyendo cuatro canales del tipo L y también otros cuatro tipos: tipo N, P/Q, tipo R, tipo T), con los canales de tipo T de tres formas diferentes. Estos 10 canales de calcio difieren uno de otro en sus propiedades y por lo tanto pueden diferir en los efectos y cómo se activan por los campos electromagnéticos.
Estos canales también están sujetos a múltiples formas de regulación biológica, lo que aún puede producir más heterogeneidad en cuanto a las respuestas biológicas frente a los campos electromagnéticos. Las células difieren unas de otras en si tienen canales de calcio dependientes de voltaje o no (la mayoría, pero no todas los tienen), en los tipos de canales de calcio que se encuentran en determinados tipos de células y la densidad de los canales de calcio en la membrana plasmática y cómo estos canales de calcio son regulados en células específicas en condiciones específicas.
Sería deseable realizar estudios para conocer las diferentes respuestas biológicas a los campos electromagnéticos, para así reducir la probabilidad de desconocer importantes efectos que pudieran producir esos campos.
Se proponen aquí tres tipos de pruebas de respuesta biológica. Se presenta el enfoque general, pero no se entran en detalles de cada una:
1.- Pruebas de cultivos celulares: Se deben utilizar células que se sabe son sensibles a los campos electromagnéticos. La forma más sencilla de medir las respuestas sería la de utilizar un electrodo de óxido nítrico en fase gaseosa situado sobre las células en cultivo para medir los aumentos en la producción de ácido nítrico, como ya fue realizado por Pilla (59).
2.- Los efectos biológicos observados en experimentación animal. Algunos de los efectos que se deben considerar son: taquicardia y otros cambios en los latidos del corazón; los niveles de adrenalina/noradrenalina en la sangre; cambios en la función neurológica, como los indicados durante el uso de los teléfonos móviles o inalámbricos.
3.- Medición de la producción de óxido nítrico en los animales. El óxido nítrico es inestable en el cuerpo y se mide generalmente por la presencia de nitratos/nitritos en la sangre.
Es muy importante comenzar a realizar este tipo de estudios, que son esenciales para abordar una seguridad genuina, en lugar de esta ficticia de la que disponemos ahora.



Referencias:
1. Osepchuk JM, Petersen RC 2003 Historical review of RF exposure
standards and the International Committee on Electromagnetic Safety
(ICES). Bioelectromagnetics Supplement 6:S7-S16.
2. Osepchuk JM, Petersen RC 2001 Safety standards for exposure to RF
electromagnetic fields. Microwave Magazine IEEE 2:57-69.
3. D’Andrea JA, Ziriax JM, Adair ER. 2007 Neurobiology of hyperthermia
Prog Brain Res 162:107-135.
4. Tripathy H, Pathak PP 2012 Thermal effect due to induced field of
broadcasting radiation. Int J Environ Sci 1:50-55.
5. Lin JC 2006 A new IEEE standard for safety levels with respect to
human exposure to radio-frequency radiation. Antennas and Propagation
Magazine 48:157-159.
6. Pilla AA 2013 Nonthermal electromagnetic fields: from first messenger
to therapeutic applications. Electromagn Biol Med 32:123-136.
7. Pall ML 2013 Electromagnetic fields act via activation of voltage-gated
calcium channels to produce beneficial or adverse effects. J Cell Mol Med
17:958-965.
8. Walleczek J. 1992 Electromagnetic field effects on cells of the immune
system: the role of calcium signaling. FASEB J 6:3177-3185.
9. Adey WR. 1993 Biological effects of electromagnetic fields. J Cell
Biochem 51:410-416.
10. Panagopoulos DJ, Messini N, Karabarbounis A, Philippetis AL,
Margaritis LH. 2000 A mechanism for action of oscillating electric fields
on cells. Biochem Biophys Res Commun 272:634-640.
11. Panagopoulos DJ, Karabarbounis A, Margaritis LH. 2002 Mechanism
for action of electromagnetic fields on cells. Biochem Biophys Res
Commun 298:95-102.
12. Kesari KK, Siddiqui MH, Meena R, Verma HN, Kumar S. 2013 Cell
phone radiation exposure on brain and associated biological systems.
Indian J Exp Biol 51:187-200.
13. Yakymenko I, Sidorik E, Kyrylenko S, Chekhun V. 2011 Long-term
exposure to microwave radiation provokes cancer growth: evidences from
radars and mobile communication systems. Exp Oncol. 2011
Jun;33(2):62-70.
14. Khurana VG, Teo C, Kundi M, Hardell L, Carlberg M. 2009 Cell phones
and brain tumors: a review including the long-term epidemiologic data.
Surg Neurol 72:205-214
15. Graham PM, Li JZ, Dou X, Zhu H, Misra HP, Jia Z, Li Y. 2013
Protection against peroxynitrite-induced DNA damage by mesalamine:
implications for anti-inflammation and anti-cancer activity. Mol Cell
Biochem 378:291-298.
16. Ohshima H, Sawa T, Akaike T. 2006 8-nitroguanine, a product of
nitrative DNA damage caused by reactive nitrogen species: formation,
occurrence, and implications in inflammation and carcinogenesis. Antioxid
Redox Signal 8:1033-1045.
17. Kim HW, Murakami A, Williams MV, Ohigashi H. 2003 Mutagenicity of
reactive oxygen and nitrogen species as detected by co-culture of
activated inflammatory leukocytes and AS52 cells. Carcinogenesis 24:235-
241.
18. Suofu Y, Clark J, Broderick J, Wagner KR, Tomsick T, Sa Y, Lu A.
2010 Peroxynitrite decomposition catalyst prevents matrix
metalloproteinase activation and neurovascular injury after prolonged
cerebral ischemia in rats. J Neurochem 115:1266-1276.
19. Hossain M, Mazzone P, Tierney W, Cucullo L. 2011 In vitro
assessment of tobacco smoke toxicity at the BBB: do antioxidant
supplements have a protective role? BMC Neurosci 2011 Sep 24;12:92.
doi: 10.1186/1471-2202-12-92.
20. Nag S, Kapadia A, Stewart DJ. 2011 Review: molecular pathogenesis
of blood-brain barrier breakdown in acute brain injury. Neuropathol Appl
Neurobiol 37:3-23.
21. Polimeni M, Prato M. 2014 Host matrix metalloproteinases in cerebral
malaria: new kids on the block against blood-brain barrier integrity? Fluids
Barriers CNS. 2014 Jan 27;11(1):1. doi: 10.1186/2045-8118-11-1.
22. Zatz M, Heath JR 3rd. 1995 Calcium and photoentrainment in chick
pineal cells revisited: effects of caffeine, thapsigargin, EGTA, and light on
the melatonin rhythm. J Neurochem 65:1332-1341.
23. Zatz M, Mullen DA. 1988 Does calcium influx regulate melatonin
production through the circadian pacemaker in chick pineal cells? Effects of
nitrendipine, Bay K 8644, Co2+, Mn2+, and low external Ca2+. Brain Res
463:305-316.
24. Kesari KK, Kuman S, Behari J. 2011 Effects of radiofrequency
electromagnetic wave exposure from cellular phones on reproductive
pattern in male Wistar rats. Appl Biochem Biotechnol 164:546-549.
25. Avendaño C, Mata A, Sanchez Sarmiento CA, Doncel GF. 2012 Use of
laptop computers connected to internet through Wi-Fi decreases human
sperm motility and increases sperm DNA fragmentation. Fertil Steril
97:39-45.
26. Hajnóczky G, Csordás G, Das S, Garcia-Perez C, Saotome M, Sinha
Roy S, Yi M. 2006 Mitochondrial calcium signalling and cell death:
approaches for assessing the role of mitochondrial Ca2+ uptake in
apoptosis. Cell Calcium 40:553-560.
27. Webster KA. 2012 Mitochondrial membrane permeabilization and cell
death during myocardial infarction: roles of calcium and reactive oxygen
species. Future Cardiol 8:863-884.
28. Johansson O. 2009 Disturbance of the immune system by
electromagnetic fields-A potentially underlying cause for cellular damage
and tissue repair reduction which could lead to disease and impairment.
Pathophysiology 16:157-77.
29. Catterall WA, Perez-Reyes E, Snutch TP, Striessnig J. 2005
International Union of Pharmacology. XLVIII. Nomenclature and structurefunction
relationships of voltage-gated calcium channels. Pharmacol Rev
57:411-25.
30. Khurana VG, Hardell L, Everaert J, Bortkiewicz A, Carlberg M, Ahonen
M. 2010 Epidemiological evidence for a health risk from mobile phone
base stations. Int J Occup Environ Health 16:263-267.
31. Papageorgiou CC, Hountala CD, Maganioti AE, Kyprianou MA,
Rabavilas AD, Papadimitriou GN, Capsalis CN. 2011 Effects of Wi-Fi signals on the p300 component of event-related potentials during an auditory hayling task. J Integr Neurosci 10:189-202.
32. Divan HA, Kheifets L, Obel C, Olsen J. 2008 Prenatal and postnatal
exposure to cell phone use and behavioral problems in children.
Epidemiology 19:523-529.
33. Odaci E, Bas O, Kaplan S. 2008 Effects of prenatal exposure to a 900
MHz electromagnetic field on the dentate gyrus of rats: a stereological and
histopathological study. Brain Res 1238:224-229.
34. Bas O, Odaci E, Mollaoglu H, Ucok K, Kaplan S. 2009 Chronic
prenatal exposure to the 900 megahertz electromagnetic field induces
pyramidal cell loss in the hippocampus of newborn rats. Toxicol Ind
Health 25:377-384.
35. Bas O, Odaci E, Kaplan S, Acer N, Ucok K, Colakoglu S. 2009 900
MHz electromagnetic field exposure affects qualitative and quantitative
features of hippocampal pyramidal cells in the adult female rat. Brain Res
1265:178-185.
36. Bodera P, Stankiewicz W, Antkowiak B, Paluch M, Kieliszek J, Sobiech
J, Zdanowski R, Wojdas A, Siwicki AK, Skopińska-Rózewska E. 2012
Suppressive effect of electromagnetic field on analgesic activity of
tramadol in rats. Pol J Vet Sci 15:95-100.
37. Fragopoulou AF, Samara A, Antonelou MH, Xanthopoulou A,
Papadopoulou A, Vougas K, Koutsogiannopoulou E, Anastasiadou E,
Stravopodis DJ, Tsangaris GT, Margaritis LH. 2012 Brain proteome
response following whole body exposure of mice to mobile phone or
wireless DECT base radiation. Electromagn Biol Med 31:250-274.
38. Paulraj R, Behari J. 2006 Protein kinase C activity in developing rat
brain cells exposed to 2.45 GHz radiation. Electromagn Biol Med 25:61-70.
39. Khurana VG, Hardell L, Everaert J, Bortkiewicz A, Carlberg M, Ahonen
M. 2010 Epidemiological evidence for a health risk from mobile phone
base stations. Int J Occup Environ Health 16:263-267.
40. Mausset-Bonnefont AL, Hirbec H, Bonnefont X, Privat A, Vignon J, de
Sèze R. 2004 Acute exposure to GSM 900-MHz electromagnetic fields
induces glial reactivity and biochemical modifications in the rat brain.
Neurobiol Dis 17:445-454.
41. Thomas JR, Schrot J, Banvard RA. 1982 Comparative effects of
pulsed and continuous-wave 2.8 GHz microwaves on temporally defined
behavior. Bioelectromagnetics 3:227-235.
42. Ito H, Bassett CA. 1984 Effect of weak, pulsing electromagnetic
fields on neural regeneration in the rat. Lancet 1(8379):695-698.
43. Jiang DP, Li J, Zhang J, Xu SL, Kuang F, Lang HY, Wang YF, An GZ, Li
JH, Guo GZ. 2013 Electromagnetic pulse exposure induces
overexpression of beta amyloid protein in rats. Arch Med Res 44:178-184.
44. Lai H, Singh NP. 1995 Acute low-intensity microwave exposure
increases DNA single-strand breaks in rat brain cells. Bioelectromagnetics
16:207-210.
45. Sokolovic D, Djindjic B, Nikolic J, Bjelakovic G, Pavlovic D, Kocic G,
Krstic D, Cvetkovic T, Pavlovic V. 2008 Melatonin reduces oxidative stress
induced by chronic exposure of microwave radiation from mobile phones in
rat brain. J Radiat Res 49:579-586.
46. Lai H, Carino MA, Horita A, Guy AW. 1992 Single vs. repeated
microwave exposure: effects on benzodiazepine receptors in the brain of
the rat. Bioelectromagnetics. 1992;13(1):57-66.
47. Sanders AP, Schaefer DJ, Joines WT. 1980 Microwave effects on
energy metabolism of rat brain. Bioelectromagnetics 1:171-181.
48. Salford LG, Brun AE, Eberhardt JL, Malmgren L, Persson BR. 2003
Nerve cell damage in mammalian brain after exposure to microwaves from
GSM mobile phones. Environ Health Perspect 111:881-883.
49. Dixon RE, Cheng EP, Mercado JL, Santana LF. 2012 L-type Ca2+
channel function during Timothy syndrome. Trends Cardiovasc Med
22:72-76.
50. Hsiao PY, Tien HC, Lo CP, Juang JM, Wang YH, Sung RJ. 2013 Gene
mutations in cardiac arrhythmias: a review of recent evidence in ion
channelopathies. Appl Clin Genet 6:1-13.
51. Levitina NA 1966 Investigation of the nonthermal effect of
microwaves on the cardiac rhythm of frogs. Byull Eksp Biol Med
62(12):64-66.
52. Frey AH, Seifert E 1968 Pulse modulated UHF energy illumination of
the heart associated with change in heart rate. Life Sci 7:505-512.
53. Havas M, Marrongelle J, Pollner B, Kelley E, Rees CRG, Tully, L 2010
Provocation study using heart rate variability shows microwave radiation
from 2.4 GHz cordless phone affects autonomic nervous system. Eur J
Oncol Lib 5:273-300.
54. Havas M, Marrongelle J 2013 Replication of heart rate variability
provocation study with 2.4-GHz cordless phone confirms original findings.
Electromagnetic Biol Med 32:253-266.
55. Panagopoulos DJ, Margaritis LH. 2010 The identification of an
intensity 'window' on the bioeffects of mobile telephony radiation. Int J
Radiat Biol 86:358-366.
56. Milham S. Dirty Electicity: Electrification and the Diseases of
Civilization, 2nd Ed., IUniverse, Inc., 2012, Bloomington IN USA.
57. Webber MM, Barnes FS, Seltzer LA, Bouldin TR, Prasad KN. 1980
Short microwave pulses cause ultrastructural membrane damage in
neuroblastoma cells. J Ultrastruct Res 71:321-330.
58. Hardell L, Sage C. 2008 Biological effects from electromagnetic field
exposure and public exposure standards. Biomed Pharmacother 62:104-
109.
59. Pilla AA. 2012 Electromagnetic fields instantaneously modulate nitric
oxide signaling in challenged biological systems. Biochem Biophys Res
Commun 426: 330-333.
------



No hay comentarios:

Publicar un comentario